A estas alturas de verano quizás tengas ya organizadas tus vacaciones… pero si no es así o si quieres añadir a tu lista de lugares especiales un destino más este post puede interesarte!!

Muchos de nosotros buscamos durante las vacaciones escapar del bullicio, de las aglomeraciones y del estrés buscando tranquilidad, playa, mar, buen tiempo… y parece que eso es casi imposible porque en verano gran parte de estos lugares están masificados. Pues bien, en este post te mostraremos que esto sí que es posible.

Si escuchas la palabra Algarve quizás te vengan a la mente playas recónditas, fusionadas con rocas, dignas de postal y de portada de muchos de sus reportajes. A muchas de ellas sólo podrás acceder en lancha, kayak o vehículos similares. Pero te vamos a proponer un plan más tranquilo para recargar pilas. Algo que disfrutarás si aprecias la calma del silencio sólo interrumpido por el sonido de las olas rompiendo en la orilla en una estampa paradisíaca.

Al sur de Portugal, en el Agarve, descubrimos el paraíso de la ría Formosa compuesto por cinco islas. De este a oeste son: Cabanas, Tavira, Armona, Culatra, y Barreta. Nosotros te hablaremos de Armona y Culatra, islas poco masificadas donde vive poca gente y a las que se puede acceder fácilmente en ferry desde Olhao (Faro). En el muelle hay dos zonas: una desde donde salen los ferrys que cogen los lugareños (4€ ida y vuelta) y otra zona con excursiones, embarcaciones más pequeñas y lanchas-taxis. Contratar estos servicios sale a un precio similar o incluso más barato si sois un grupo de más de 5 personas.

Nuestra primera visita fue a Armona. Al llegar a esta isla verás una calle muy curiosa donde no transita ningún vehículo con motor, sus aceras son de arena y a ambos lados encontramos casitas pintorescas. Este es el único acceso desde el muelle hasta las dunas donde empieza la playa. Tras recorrer un sendero de madera durante algo más de media hora, encontrarás dos chiringitos y kilómetros de arena y aguas tranquilas …

A la isla de Culatra quisimos dedicarle un día completo y nos encantó desde que la pisamos. Al bajarnos del ferry la zona de acceso al pueblo es más despejada. Una ermita y un barquito con el nombre de la isla nos dan la bienvenida. En Olhao nos recomendaron probar aquí su gastronomía ya que la gente que vive en ambas islas son pescadores.

Al igual que en Armona hay que atravesar una calle similar pero esta vez con muchas menos viviendas y más restaurantes. Aún así el trayecto hasta que terminan las casas es mucho menor. En el camino de acceso a la playa caminamos por una pasarela de madera mientras disfrutamos de su naturaleza y de la fusión entre arena y su particular vegetación.

Cuando llegas a la playa hay tanto sitio que no te decidirás por uno en el que colocar la toalla. Kilómetros de arena blanca en los que te cruzarás con muy poca gente si te animas a pasear por la orilla.

Cuando llegó la hora de comer volvimos por el mismo camino en busca de sus productos típicos del mar. A pesar de que en los menús hay más variedad, el mix de pescado es la especialidad de la zona.

 

Para bajar la comida decidimos dar un paseo hasta Farol (el Faro) en el extremo oeste de la isla. El trayecto nos llevó aproximadamente una hora hasta que llegamos a otro núcleo de población más turístico, con más restaurantes, chiringuitos y atracciones acuáticas. Aún así se sigue respirando ese ambiente tranquilo y podrás pasar la tarde y acercarte al gran Faro que comparte nombre con este área.

En esta zona también hay un muelle en el que podrás tomar el ferry de vuelta a Olhao.

Como dato a tener en cuenta en Olhao, a pesar de encontrar en la zona cercana al muelle restaurantes de todo tipo y para todos los gustos te recomendamos sin duda probar sus productos locales. Tanto pescado como marisco, de primera calidad.

Espero que tras leer estas líneas te haya despertado la curiosidad de visitar estas islas, tanto por su atmósfera paradisíaca como por la rica gastronomía local. Si te preguntas cuál sería la mejor opción de transporte lo mejor es volar hasta Sevilla y allí alquilar un coche. Además de ahorrar tiempo y dinero tendrás la liberad que te permitirá llegar a estos lugares mágicos aún por descubrir.  FELIZ VERANO!!!

Try, Comment & Share

>> Comparte si te gusta, hazlo si te animas


Sobre El Autor

Isa

Con cautela y precaución pocos planes se la resisten. Redactora de viajes y compañera de aventuras.

css.php