Si has seguido nuestras anteriores entradas (pedales, zapatillas, mochila, rodilleras), habrás podido comprobar cómo hemos ido evolucionando nuestro equipamiento y material hacia un estilo concreto de practicar mountain bike: el enduro.

En esta modalidad se siguen rutas en las que además de rodar por la montaña, se realizan fuertes bajadas por descensos técnicos, se rueda por terrenos rotos y nadie se rasga las vestiduras por tener que portear la bici cientos de metros.

Para superar estos técnicos descensos con soltura es fundamental llevar el centro de gravedad hacia la parte trasera de la bici. Así conseguiremos descender con mayor control aumentando la absorción de impactos, ya que nuestros brazos van más flexionados. Al retrasar la postura sobre la bici el manillar nos queda más lejos y por tanto es menos manejable. Una de las cosas que conseguimos acortando la potencia es que sigamos teniendo el manillar al alcance de manera cómoda. Evidentemente, la posición normal de pedaleo también cambia ya que ahora estaremos más incorporados al rodar por llanos y subidas en lugar echarnos sobre el manillar.

Además, dependiendo del cuerpo de cada uno con este cambio podemos llegar a solucionar molestias de espalda y hombros provocados por utilizar una postura que no es la adecuada.

Respecto a la conducción, notaremos que somos capaces de hacer los giros más rápido, consiguiendo un comportamiento de la bici más ratonero. Esto es por pura física, ya que la distancia desde el manillar al eje de giro es menor. Eso sí, también deberemos tener más cuidado ya que la bici será también más nerviosa.

Con este pequeño cambio hemos conseguido una bici más estable y segura en las bajadas, pero hemos perdido algo en las subidas. Para solucionar esto, puede ser buena idea adelantar el sillín y así compensar que ahora el manillar está más cerca. De esta manera evitaremos levantar la rueda delantera en subidas con una fuerte pendiente.

Creo que esta mejora es una de las primeras que deberíamos plantearnos hacer si queremos tirar hacia el enduro, puesto que la diferencia en la conducción es notable y estamos hablando de una inversión realmente asequible que no pasa de los 30 euros. Tras esta adquisición sería interesante lanzarse a por un manillar ancho, pero de eso ya hablaremos en la siguiente entrada.

Existen multitud de fabricantes, ángulos y medidas de la potencia. En mi caso, me he decantado por el modelo Truvativ Hussefelt en 60 mm que aparece en la imagen inferior:

Potencia Truvativ Hussefelt / #planbe

Potencia Truvativ Hussefelt / #planbe

Comprar en Amazon

 

Otras opciones pueden ser:

  • Chromag Ranger 2015

Esta potencia de 60mm se va bastante de precio llegando a pasar de los 100 euros,  pero hará las delicias de los paladares más exquisitos.

Chromag Ranger / #planbe

Chromag Ranger / #planbe

Comprar en Amazon

  • El Gallo Components Jefe

Una potencia chula en 50 mm y que se sitúa alrededor de los 40 euros.

El Gallo Components Jefe / #planbe

El Gallo Components Jefe / #planbe

Comprar en Amazon

Try, Comment & Share

>> Comparte si te gusta, hazlo si te animas


css.php