Este pasado domingo hemos aprovechado la pequeña tregua que nos han dado las lluvias para subir a uno de los montes más especiales de todo Euskal Herria: el Anboto.

Este monte despierta gran interés, además de por su valor geográfico, por su relevancia dentro de la mitología vasca al ser éste el hogar principal de Mari, la Dama del Anboto, situado en la cueva a la que da nombre (Mariurrika Kobea).

La ruta parte desde el alto de Urkiola, siendo ésta la más típica y sencilla de realizar. Tras dejar el coche en el parking habilitado, dejamos atrás el santuario de los Santos Antonios (700 m). Nada más comenzar debemos tomar uno de los dos caminos posibles: subir y bajar el Urkiolamendi (1009 m), o rodearlo siguiendo una sencilla pista sin desnivel. En nuestro caso, dejamos el esfuerzo para la vuelta y preferimos empezar con un tranquilo paseo mientras estiramos las piernas.

Al llegar al collado de Asuntze nos damos cuenta de lo que tenemos ante nosotros. La sierra de Anboto es una inmensa mole caliza de color gris claro, coronada en su punto más alto por nuestro objetivo. Dejamos para la vuelta la fuente de Pol-Pol, y seguimos la pista paralelos a la sierra de nuestra izquierda. No tiene pérdida. Cuando llegamos a la señal que indica el desvío hacia el Anboto, termina el paseo y comienza la ascensión de verdad.

ruta anboto

Nos encontramos en el collado de Pagozelai (970 m), y nos introducimos siguiendo las marcas roja y blanca en el hayedo que escala por la cara del monte. Tras ascender no sin esfuerzo la pedregosa ladera, terminan los árboles y llegamos al collado de Aguindi (1227 m). Desde aquí ya se ve la cima al Oeste, a la que se llega siguiendo la cresta. Debo insistir en que este tramo es bastante peligroso. Un mal paso aquí puede significar una caída al precipicio, y qué decir tiene que con niebla o lluvia se desaconseja totalmente emprender este ascenso final. La roca desnuda y pulida por la pisada de miles de botas nos obliga a mirar bien dónde ponemos el pie.

Finalmente, tras superar esta última parte llegamos a la cima del Anboto y disfrutamos de las increíbles vistas que nos permitían distinguir desde los Pirineos hasta Picos de Europa.

anboto3anboto 2

Tras reponer fuerzas y sacar varias fotos, comenzamos el descenso deshaciendo el camino hasta el collado de Asuntze. A nuestra izquierda se encuentra la fuente férrica de Pol-Pol. La gran concentración de hierro que hay en este agua se puede apreciar a simple vista observando su cauce, completamente de color marrón. Si la probamos, veremos que es como beber agua mientras tienes una moneda en la boca. Es totalmente potable a pesar de su sabor.

Como no lo habíamos hecho en la ida, en este punto decidimos ascender el Urkiolamendi en lugar de rodearlo. Tras superar varios repechos herbosos, en unos 20 minutos llegamos a la cima, coronada por una mesa de orientación. Desde aquí se puede ver con claridad el perfil de Mari sobre el cresterío, y el peligroso Paso del Diablo o Infernuzubi.

Siguiendo el camino, descendemos hasta llegar de nuevo al parking tras aproximadamente 4 h de caminata. Pero aquí no acaba todo, ya que si queremos poner la guinda a la jornada, hay que comer en el Restaurante Buenos Aires una buena alubiada (20 EUR + iva). Cantidad, calidad y un trato inmejorable definen a este restaurante de cocina casera, situado en la misma carretera a la altura del desvío hacia el santuario.

Por cierto, para los solteros supersticiosos, todavía queda una tarea más que deben hacer. Frente a la entrada del templo se encuentra una roca de la que se dice que se deben dar varias vueltas a su alrededor para encontrar pareja.

Hostal-Restaurante Buenos Aires:
CALLE URKIOLA AUZUNEA
48211 ABADIÑO, BIZKAIA
94.681.20.09

Try, Comment & Share

>> Comparte si te gusta, hazlo si te animas


css.php