Nos acercamos hasta Asturias para pasar un fin de semana por la zona de Picos de Europa. En busca de una ruta sencilla pero cuyas vistas y entorno sean gratificantes, he decidido ascender la cima más alta de la Sierra de Cocón: el Cueto Celarrosa (1565 m).

A este monte podemos llegar desde varios puntos de inicio, haciendo más o menos dura la salida. En nuestro caso, llegamos en coche hasta el pequeño pueblo de Tresviso tras recorrer varios kilómetros por una espectacular carretera de montaña que parte desde Poncebos y pasa por Sotres.

Carretera a Tresviso / #planbe

Carretera a Tresviso / #planbe

Aparcamos en el pueblo y nuestro objetivo se ve desde el mismo parking. Seguimos una pista asfaltada y enseguida tomamos un desvío a nuestra derecha intentando seguir un atajo. Atravesamos el alambre de espino por una rudimentaria puerta e intentamos seguir un camino bastante poco visible. La falta de hitos y marcas hacen que lleguemos al punto en el que estamos improvisando más que seguir el track que nos indicaba el gps, por lo que decidimos olvidar la tecnología y guiarnos por nuestro instinto. Abandonamos la idea del atajo y atacamos la pendiente por el lugar que nos parece más adecuado.

Atajo escondido / #planbe

Atajo escondido / #planbe

Finalmente alcanzamos una pista con marcas de rodaduras y continuamos hasta llegar a un establo, lugar al que también habríamos llegado siguiendo el atajo pero dando un poco más de vuelta. Encaramos de nuevo otra fuerte pendiente con la primera cima en mente, señalizada con una especia de bandera blanca. Una vez que alcanzamos esa altura, vemos otra “bandera” sobre la cima de Cueto Celarrosa y cogemos aire para coronar la cima más alta de esta sierra.

Última cuesta antes de Cueto Celarrosa / #planbe

Última cuesta antes de Cueto Celarrosa / #planbe

No tardamos mucho en alcanzar el buzón y nos tomamos un tiempo para contemplar las vistas en todas direcciones, tomando protagonismo el Macizo Central.

Buzón Cueto Celarrosa con el Macizo Central / #planbe

Buzón Cueto Celarrosa con el Macizo Central / #planbe

Ver imagen 360 de la cima

Una vez aquí arriba, la idea es recorrer el cordal superior siguiendo la muga entre Cantabria y Asturias hasta que consideremos que es el momento de iniciar el descenso. Viendo las nubes que se aproximaban a toda velocidad desde la costa, no íbamos a tardar mucho. En este tramo debemos tener cuidado porque aunque no se trata de algo excesivamente peligroso, un tropezón inoportuno nos puede suponer una grave caída.

El Macizo Central nos acompaña durante todo el recorrido / #planbe

El Macizo Central nos acompaña durante todo el recorrido / #planbe

 

Recorriendo el cordal superior / #planbe

Atravesando el cordal superior / #planbe

Recorremos 3 o 4 cimas más sin pasar por ningún buzón hasta que a la altura del Collado Pandecova comenzamos el descenso.

Descenso a Pandecova / #planbe

Descenso a Pandecova / #planbe

Tras bajar con cuidado por una importante pendiente, llegamos al collado y por fin encontramos un sendero más o menos claro que seguir. Si se puede poner un pero a esta ruta es la falta de señalización en los senderos. Continuamos a media ladera en ligero descenso en dirección a Tresviso. Las nubes ya se nos han echado encima pero ya no hay pérdida.

Llegamos de nuevo a la pista con las marcas de rodadas completando un recorrido circular. continuamos por ella y tras atravesar una puerta dejamos atrás el alambre de espino y caminamos por pista asfaltada hasta el pueblo.

Finalizamos la ruta con la cervecita de rigor para recuperar fuerzas y damos un pequeño paseo por Tresviso. Aprovecho para comentar que hay una ruta bastante popular que parte desde el desfiladero de la Hermida y llega hasta aquí arriba. La haremos más adelante, combinándola con un descenso muy interesante al que tenemos muchas ganas.

Tresviso / #planbe

Tresviso / #planbe

 

;

Try, Comment & Share

>> Comparte si te gusta, hazlo si te animas


css.php