Axpe Sagardotegia

No podría comenzar esta categoría hablando de otro sitio que no sea Axpe Sagardotegia. Situada en Markina, esta sidrería se sale de lo común, y todo gracias a su entrañable dueño: el propio Axpe.

Y es que estamos hablando de un personaje en toda regla…Pero vamos a empezar desde el principio. Todo comenzó un fin de semana que pasamos en una casa rural de la zona. Como estábamos a poca distancia de Markina, nos acercamos al pueblo a ver el partido del Athletic y tomar unos potes en la parte vieja. Como ésta es una zona de txakoli y sidra, llevaba apuntado el nombre y dirección de un sitio donde vendían ambos productos.

Y allá que nos fuimos, mano a mano en busca de una sagardotegi que, según Google Maps, estaba en un camino que salía del pueblo y que iba hacia el monte. Un dato importante es que el paseo fue andando. Así que, según pasaban los minutos y los baserris, la incertidumbre aumentaba. Tras varios intentos y elecciones afortunadas en los cruces, vimos a nuestra izquierda nuestro objetivo. Respiramos aliviados y nos acercamos a un grupo que había en el exterior, y que recibía una visita guiada de lo que parecía un trabajador. Sin saberlo, acabábamos de conocer al gran Axpe.

Se encontraba explicando el proceso de elaboración de la sidra. Los minutos que tardó en terminar la explicación fueron suficientes para que mi primera impresión fuera buena. Un acento de la Bizkaia profunda, camisa de cuadros, txapela, nariz roja y barriga en proporción, acompañaban a una sonrisa permanente. Por fin, pudimos preguntarle si vendían sidra y amablemente nos invitó a pasar al interior.

A partir de ahora es cuando la cosa se sale de lo habitual. Lejos de atendernos como cualquier tendero, pasamos de largo “la caja” (una cesta de mimbre con billetes) y nos lleva a la zona de la cocina. Corta un plato de jamón directamente de la pata, agarra 3 vasos, y nos sirve sidra de la kupela mientras nos cuenta que el local se puede alquilar. Resulta que por 10 euros por persona, se tiene derecho a barra libre en las kupelas y el uso de las parrillas y hornos para cocinar. El propio Axpe se encarga de dejar preparadas las brasas y los utensilios en función de la comida que se vaya a llevar. En función del número de personas y si así coincide, puede haber más de una cuadrilla cenando. Aún así, tal y como nos lo relataba Axpe, el ambiente suele ser muy bueno.

Cuando ya nos acercábamos a por las botellas, nos comenta que tiene un vídeo promocional subido en youtube. Ahí ya sí que nos quedamos ojipláticos y no veíamos el momento de verlo, porque conociendo al autor, eso prometía. Mientras nos sacaba las cajas que pedíamos del almacén, nos invitó a dejar el dinero en la cesta y cogernos los cambios nosotros mismos. No miraba en ningún momento y tampoco había cámaras. Sentir esa confianza fue muy gratificante. Ésta aumentó al preguntarle por la diferencia entre las cajas de sidra que tenía con Eusko Label y las que no tenían sello. Nos comentaba entre risas que a pesar de la diferencia de precio entre una y otra (3 Eur/botella y 4 Eur/botella), venían del “mismo manzano”, y el euro de más era lo que tenía que pagar al organismo certificador. Tras una despedida nos fuimos con las manos llenas y con la certeza de que volveríamos.

 

Y así fue, ya que ambos hemos vuelto por separado poco después y hemos sido recibidos de la misma manera. Personalmente, en mi segunda visita tuve suerte de pillarle en casa (vive al lado), ya que no se encontraba trabajando. Parece ser que hay otra persona que atiende a la gente las mañanas del fin de semana. Al igual que la primera vez, nos atendió excepcionalmente  e incluso nos enseñó la zona de fermentación, etc.

En resumen, sitio recomendadísimo para comprar buena sidra y txakoli, y disfrutar de las historias de Axpe. Además, la oportunidad de alquilar una sagardotegi al completo es algo muy interesante para cualquier tipo de celebración.

Su último vídeo de 2013:

 

Try, Comment & Share

>> Comparte si te gusta, hazlo si te animas


css.php