Lo prometido es deuda, y aquí está la ruta que fichamos en nuestra anterior salida por Urkiola cuando subimos Astxiki y Alluitz desde Atxarte. En la bajada desde el collado de Artola nos encontramos con este camino que discurre a través del hayedo y nos propusimos probarlo en bici otro día.

Dicho y hecho. Aparcando en la cantera de Atxarte, comienza el ya conocido ascenso a Urkiola. Esta subida prácticamente no ofrece descanso hasta que cambiamos de ladera. Tras unos metros llaneando, llegamos a una intersección en la que podemos elegir llegar hasta el santuario por carretera o por senda. En mi caso escojo esta última opción, ya que no soy nada amigo de los coches. Eso sí, en este tramo de subida es muy probable que os tengáis que bajar de la bici durante algunos metros.

Mirador de las tres cruces

Mirador de las tres cruces

Por fin llegamos al mirador de las tres cruces, que nos ofrece una de las mejores panorámicas de la sierra de Anboto y el perfil de ‘Mari’. Continuamos dirección al santuario por el via crucis y nuestro siguiente objetivo será el Urkiolaguirre. Ya que esta salida era relativamente corta, quise añadirle este grado de dificultad. Esta subida puede evitarse rodeando el monte por el camino normal de gravilla que lleva hasta Asuntze.

El viento es fuerte y frío en esta ladera descubierta, lo que hace que la subida se convierta en una tortura. Tanto, que termino haciendo la última parte con un depurado estilo empujabike. Una vez en la cima, la panorámica de 360 grados nos permite disfrutar de las vistas de Anboto, Gorbeia, Leungana…

Sierra del Anboto

Sierra del Anboto

Y a partir de aquí bajamos el sillín y empieza lo entretenido. La primera bajada nos lleva hasta el collado de Asuntze en pocos segundos, descendiendo por una campa herbosa con cierta pendiente. Una vez llegamos hasta la pista de gravilla que viene de bordear Urkiolagirre,  una señal vertical nos indica la dirección Guenzelai – Atxarte.

Señal en Asuntze

Señal en Asuntze

Dejamos atrás la alambrada y ya estamos metidos de lleno en el camino de bajada. Rodamos por una senda estrecha rodeados de árboles, salvando piedras y escalones, y chapoteando en el barro en alguna zona inundada. Acabaremos bajándonos de la bici en algún punto más complicado, pero se deja disfrutar.

Descenso hacia Atxarte desde Asuntze

Descenso hacia Atxarte desde Asuntze

Llegado un punto en el que se señaliza Artola, giro hacia la derecha para seguir exactamente el mismo descenso que habíamos hecho andando semanas antes. Esto se puede evitar perfectamente siguiendo la misma dirección que traíamos sin tomar el desvío, ya que ambas opciones confluyen en el mismo camino más adelante. En la parte final el terreno se hace más ciclable, a pesar de la cantidad de raíces de haya que cruzan el camino.

Hayedo llegando a Atxarte

Hayedo llegando a Atxarte

Raíces en el camino a Atxarte

Raíces en el camino a Atxarte

La senda termina en el camino asfaltado que sube desde Atxarte, y una vez aquí enseguida se llega hasta el coche. Esta salida no lleva mucho tiempo ni se recorre mucha distancia, aunque el desnivel acumulado no hay que menospreciarlo. Queda pendiente para la siguiente vez que la hagamos alargarlo con una ascensión al Saibi.

Try, Comment & Share

>> Comparte si te gusta, hazlo si te animas


Sobre El Autor

banpeta

Ingeniero informático activo, creativo e inquieto. Disfruta con lo último en tecnología y en cuanto puede se escapa al monte con sus bastones o sobre su BTT.

Artículos Relacionados

css.php