Al oeste de Araba se encuentra el recóndito Parque Natural de Valderejo. Situado en el valle del mismo nombre, es un paraíso para senderistas y ciclistas debido a la gran cantidad de rutas que hay por la zona y lo tranquilo del entorno. Para conocerlo os proponemos esta completa y emocionante ruta en bici que recorre gran parte de la zona.

Tras unos kilómetros conduciendo por carreteras secundarias llegamos finalmente a Lalastra (913 m),  localidad del concejo de Valderejo y lugar desde el que parten la mayoría de los recorridos por este Parque Natural. Podemos dejar el vehículo en el aparcamiento habilitado a la entrada del pueblo.

Lalastra / #planbe

Lalastra / #planbe

Comenzamos por carretera, pasando frente a la iglesia (a destacar el reloj antiguo) y más adelante el Centro de Interpretación del parque. Salimos del pueblo y nos dirigimos hacia Lahoz siguiendo la señal del PR-A7. Al llegar a la primera casa de esta localidad encontramos una indicación de las que balizan la Senda Purón con un punto amarillo. Dejamos atrás el asfalto y nos desviamos por pista.

Desvío en Lahoz / #planbe

Desvío en Lahoz / #planbe

Cruzamos una puerta metálica y rodamos por buen firme durante estos primeros metros. La pista gira a la izquierda para ponerse paralela a la sierra de Gobea situada a nuestra derecha. Seguimos una pendiente suave pero continua rodando aguas arriba hacia el nacimiento del río. Llega un punto en el que las marcas del círculo amarillo nos sacan de la pista por la izquierda haciéndonos entrar en una campa.

Desvío a Coronas / #planbe

Desvío a Coronas / #planbe

Al poco de rodar sobre la hierba volvemos a desviarnos a la izquierda encarando la pendiente. Peleamos con un firme bastante irregular durante 1,7 km hasta llegar al Portillo Coronas. Un sorprendente número de burros nos recibió a nuestra llegada.

Llegando al Portillo Coronas / #planbe

Llegando al Portillo Coronas / #planbe

Ya podemos guardar el mono de trabajo porque hasta después de volver a Lalastra no lo vamos a necesitar. A lo lejos vemos la ermita, hacia donde nos dirigimos. Comenzamos a girar a la izquierda por uno de los senderos que se mantiene sin perder altura para ahorrarnos subir y bajar sin necesidad.

Bordeando por el sendero / #planbe

Bordeando por el sendero / #planbe

Después de conectar con pista seguimos las rodadas a través de la planicie en la que se encuentra la ermita. Tras cruzar una puerta metálica ya nos falta menos para llegar. Avanzamos cómodamente sobre la hierba hasta alcanzar el entorno de la Ermita de San Lorenzo (1075 m), situada junto a una alta cruz metálica. Desde este lugar tenemos unas bonitas vistas al valle de Valderejo y los picos de Arrayuelas, Karria y Santa Ana, hacia donde iremos luego.

El valle de Valderejo desde la Ermita de San Lorenzo / #planbe

El valle de Valderejo desde la Ermita de San Lorenzo / #planbe

Después de un breve descanso nos dirigimos hacia la bajada. Este camino suele ser bastante frecuentado por lo que es normal encontrarnos con grupos de gente en días de afluencia. Se recomienda precaución y respeto al senderista, ellos tienen prioridad.

Bajada a Villamardones desde la ermita / #planbe

Bajada a Villamardones desde la ermita / #planbe

Tras un primer tramo despejado en el que seguimos un singletrack nos adentramos en el bosque suavizándose poco a poco la pendiente. Si se tiene la suerte de ser el segundo del grupo se puede ir más tranquilo mientras el que va primero está pendiente de avisar si viene gente. Tras pasar una puerta de madera llegamos a Villamardones, donde después de cruzar otra puerta entramos en la antigua carretera por la que llegamos de nuevo a Lalastra.

Volvemos hacia el aparcamiento pasando de nuevo por delante del Centro de Interpretación. Salimos del pueblo esta vez por la carretera a Arroyo de San Zadornil, la misma que hemos utilizado para llegar en coche. A los pocos metros nos desviamos a nuestra derecha por una pista que sube.

Pista subida a Portilla / #planbe

Desvío a pista de subida a Portilla / #planbe

Cruzamos un par de puertas y continuamos por pista de tierra. Volvemos a encontrarnos con los círculos amarillos ya que nos encontramos en la Senda Portilla. Pasamos por unas indicaciones que nos dicen que estamos a 2,2 km de la Campa Portilla. La sombra se agradece mientras trabajamos la subida hasta una nueva puerta. Poco después llega un tramo abierto en el que llaneamos soltando un poco las piernas.

Subida a Portilla / #planbe

Subida a Portilla / #planbe

Comenzamos a bordear el monte Solinde por su lado noreste. Al llegar a la Campa Portilla giramos bruscamente a nuestra derecha en busca de la segunda bajada de la jornada. Tras atravesar una puerta de madera nos dejamos caer por una pista bastante rota y con piedra suelta. La pendiente y la anchura invitan a coger velocidad, pero hay que tener cuidado con las rocas que saltan según pasamos (sobre todo si llevamos a alguien por delante).

Bajada a Ribera desde Portilla / #planbe

Bajada a Ribera desde Portilla / #planbe

Una puerta de valla de alambre marca el final de este descenso, así que hay que estar atentos para frenar a tiempo. Al salir a zona despejada vemos que ya estamos más cerca del monte Santa Ana. Nos dirigimos ahora hacia su collado, marcado por las torres de alta tensión. Podemos evitar llegar hasta Ribera saliendo del camino y atravesando la pradera. Más abajo cruzaremos el pequeño arroyo del Ampo.

A través de la campa hacia Santa Ana / #planbe

A través de la campa hacia Santa Ana / #planbe

Seguimos sobre la hierba hasta dar con el camino, señalizado de nuevo por círculos amarillos. Debemos situarnos en un extremo del pastizal, siguiendo un estrecho y a ratos incómodo camino entre el arbolado.

Camino junto al prado / #planbe

Camino junto al prado / #planbe

Cuando parece que la cosa se suaviza, volvemos a entrar en otro tramo complicado en la subida a la campa de Santa Ana. Rodamos primero por el límite del pinar hasta que el sendero nos adentra entre los árboles. A pesar de la exigencia física se trata de una bonita subida por el bosque que no se hace larga. Nos acercamos a la valla de alambre hasta que más adelante la cruzamos, llegando así al collado de Santa Ana (907 m). Varios mendizales siguen el desvío a la cima de Santa Ana encaminándose hacia el oeste. Impracticable con las bicis, nosotros nos dirigimos hacia el desfiladero del Purón.

Subida al collado Santa Ana / #planbe

Subida al collado Santa Ana / #planbe

Comenzamos con el tramo más endurero de la ruta así que protecciones y al lío. En este descenso perderemos bastantes metros por un terreno rocoso y agreste. El primer tramo es bastante rápido gracias al buen firme y la anchura del camino. Pronto el paisaje cambia y tras un giro a la derecha comienzan a aparecer cada vez más piedras y ramas que se meten en el camino. Pasamos a enlazar una serie de curvas cerradas en las que hay que hilar fino para cambiar de trayectoria mientras negociamos los diferentes peldaños y estrecheces.

El descenso termina al llegar al cruce (710 m) con el camino que viene desde Herrán. Cuando recuperamos un poco las pulsaciones seguimos hacia nuestra derecha río arriba por el camino señalizado. En algunos puntos nos tocará empujar o el terreno es poco ciclable, pero merece la pena con tal de visitar este bello paraje.

Algún tramos poco ciclable llegando al desfiladero / #planbe

Algún tramo poco ciclable llegando al desfiladero / #planbe

La estrechez del camino y la posibilidad de encontrarnos de nuevo con senderistas hacen que avancemos despacio mientras admiramos el entorno. Al llegar a la parte más estrecha del desfiladero las paredes parece que van a tocarse. Este camino formaba parte de una antigua calzada romana que unía Bizkaia con la comarca burgalesa de La Bureba.

Tramo más estrecho del desfiladero / #planbe

Tramo más estrecho del desfiladero / #planbe

Seguimos el curso del río por el sendero acondicionado, teniendo la posibilidad de llegar a alguna de las pozas si se quisiera. Podemos sortear algún tramo de escaleras pero en otro no nos queda más remedio que cargar la bici al hombro durante unos metros. El ruido de las aguas parece que se va escuchando más lejos hasta que llegamos a una puerta que nos deja en una amplia pradera. Hemos rodeado el monte Santa Ana y al otro lado del pastizal vemos la aldea despoblada de Ribera (750 m). Su antigua iglesia aún sigue en pie encima de una peña.

Pradera antes de Ribera / #planbe

Pradera antes de Ribera / #planbe

Otra puerta (sí, en esta zona hay mucho ganado) y ya estamos en el despoblado. Las señales nos indican que tenemos por delante 3,8 km de pista hasta Lalastra. Seguimos junto al río saliendo por la Senda del pastoreo GR-282.

GR-282 a Lalastra / #planbe

GR-282 a Lalastra / #planbe

A mitad de camino podemos tomar un atajo que cruza el bosque acortando una curva. Debemos estar atentos a este desvío a nuestra izquierda que está señalizado con círculos amarillos. Al salir de nuevo a la pista recorremos ya los últimos metros a Lalastra.

Según las rutas balizadas del PN, hemos hecho los números 3, 2, 6, 8, 9 y 1. En ciertas épocas del año hay zonas de acceso restringido por anidamiento de aves. Esta ruta no pasa por ninguna de ellas.

 

Track: 

Videotrack:

 

Try, Comment & Share

>> Comparte si te gusta, hazlo si te animas


css.php