Hace ya tiempo que teníamos en mente esta ruta y no ha defraudado. Subiremos a la cima de Kolitza para después bajar por precioso sendero técnico, ganando altura de nuevo antes de bajar por senderos entre pinos.

Aparcamos a la entrada de Balmaseda, en una zona habilitada frente a la estación de tren. Comenzamos a pedalear en dirección al famoso puente romano del siglo XII/XIII y lo cruzamos, saliendo del pueblo en dirección Pandozales.

Abandonamos el asfalto y rodamos por tierra y gravilla. Cruzamos el arroyo con la ayuda de varios puentes y a falta de ellos, porteando. Esta primera parte consiste en un bonito paseo que sigue el cauce del agua y serpentea por sus orillas.

Algún porteo para atravesar el arroyo / #planbe

Algún porteo para atravesar el arroyo / #planbe

Volvemos a entrar en pista, la misma que habíamos abandonado minutos antes para dar la vuelta al bosquecillo cercano al río. Comienza la penitencia de la subida y se prolongará durante unos cuantos kilómetros.

Tras la primera mitad de la subida, bordeamos las cimas de Sabugal y Gueci y vamos girando hacia la ladera sur mientras la pendiente nos da un respiro. Parece que la ermita ya va quedando más cerca.

Un descanso antes de la segunda mitad de la subida / #planbe

Un descanso antes de la segunda mitad de la subida / #planbe

Encaramos esta segunda parte del ascenso abrigándonos un poco, porque menuda ventolera pega en esta vertiente. Poco a poco vamos ganando metros a través de las zetas finales hasta que tras pasar el refugio alcanzamos el collado de La Nevera, frente a la última ladera. En un último empujón llegamos a la ermita de San Sebastián y San Roque, situada en la cima de Kolitza (833 m). Las vistas que nos regala este monte bocinero de Las Encartaciones son espectaculares.

Gran panorámica desde la cima / #planbe

Gran panorámica desde la cima / #planbe

Comemos y nos preparamos para el descenso al resguardo del los muros de piedra. Minutos agradables para recuperar y disfrutar de unas amplias vistas antes de la acción. Justo enfrente de la entrada de la ermita comienza a zigzaguear el estrecho sendero por el que bajamos.

Primeros metros del descenso / #planbe

Primeros metros del descenso / #planbe

Tras superar un pequeño paso de madera comienza la fiesta. Las primeras curvas cerradas nos obligarán a tirar de técnica para girar en una baldosa sintiendo el vértigo del cortado. Tras varias horquillas, los tramos entre curvas se hacen más largos pudiendo ganar cierta velocidad. Hay que decir que este sendero suele estar bastante transitado, por lo que hay que tener precaución y ceder el paso a los senderistas que nos encontremos, ya que tienen prioridad.

Respeto en los senderos / #planbe

Respeto en los senderos / #planbe

Termina la pronunciada bajada y entramos en pista ancha y rápida. En seguida volvemos a encontrar obstáculos entrando en un rápido tramo de escalones. Gran descenso en el que se mezclan tramos técnicos con tramos rápidos en diferentes tipos de terreno. Continuamos hasta que llegamos al área recreativa de La Porqueriza desde donde nos toca ascender de nuevo.

Subiendo desde La Porqueriza tras bajar desde Kolitza / #planbe

Subiendo desde La Porqueriza tras bajar desde Kolitza / #planbe

Tomamos como referencia las antenas de comunicaciones en la cima del Garbea (718 m). Tras superar el primer repecho, continuamos en leve ascenso por un bonito sendero paralelo a la pista principal. Antes de llegar al Túmulo de Garbea buscamos la cima del Pico del Mojón (673 m) tras ascender unos metros.

Desde este mismo punto comienza el primer sendero que nos lleva entre pinos en un descenso espectacular. Siguiendo una trazada desdibujada, sorteamos árboles, ramas y raíces en un tramo divertidísimo.

vlcsnap-2016-04-04-20h22m12s200

El sendero nos deja en una pista, con la que conectamos para buscar el siguiente sendero. Retrocedemos de nuevo hacia La Porqueriza por cómoda pista de gravilla. Tras algo menos de 3 kilómetros , nos volvemos a lanzar cuesta abajo entre los pinos.

MAH01971(2)

El sendero es de diez, haciendo que se disfrute cada uno de se sus metros. Zonas lentas y técnicas donde medir la trazada, escalones y raíces, rampas de las de echar bien atrás el cuerpo, zonas rápidas…una auténtica delicia. Finalmente, llegamos a pista de nuevo.

Volvemos a pedalear por pista amigable en dirección al pueblo. Ya sólo nos queda un último tramo, que no por ello significa que sea aburrido, por el que nos dejaremos caer hasta la carretera jugando con las irregularidades del terreno.

Finalmente, llegamos al coche y terminamos esta gran ruta que nos ha dejado con un buenísimo sabor de boca. Hay que decir que sin los descensos por sendero de la segunda mitad del recorrido no hubiera sido lo mismo. Agradecemos encarecidamente las indicaciones de un txirrindulari de la zona que se ofreció a guiarnos.

El montaje del vídeo de la ruta, de la mano de MultiRaikonen:

Y el track:

habla conserva respeta monta

Try, Comment & Share

>> Comparte si te gusta, hazlo si te animas


Sobre El Autor

banpeta

Ingeniero informático activo, creativo e inquieto. Disfruta con lo último en tecnología y en cuanto puede se escapa al monte con sus bastones o sobre su BTT.

Artículos Relacionados

css.php