El objetivo del día es subir al Saibigain desde Atxarte, para luego descender hacia Otxandio. Cuando lo consideremos, volver hacia Urkiola y descender por la calzada romana de nuevo hasta el coche.

Nos acercamos a Atxarte en una fría mañana dominical y aparcamos a un lateral de la calzada junto a la antigua cantera. Comenzamos a ganar altitud desde el primer momento por la pista de hormigón, así que enseguida calentamos el cuerpo. Pasamos a terreno de gravilla mientras seguimos ascendiendo.

Pista de subida desde Atxarte / #planbe

Pista de subida desde Atxarte / #planbe

Cuando la pista hace un brusco giro hacia la derecha y cambiamos de ladera, entramos en un tramo en el que podemos aprovechar para estirar las piernas. Esta pista termina en la carretera, la cual cogemos durante tres o cuatro curvas hasta alcanzar el puerto de Urkiola. Justo en este punto giramos a nuestra derecha a la altura de los restaurantes y nos dirigimos hacia el Saibigain.

Continuamos por pista hormigonada sin abandonar la pendiente. Pasamos de nuevo a gravilla y después el terreno se vuelve más roto, lo que convierte la subida en más técnica. En pocos minutos llegamos a una señal vertical donde debemos abandonar el camino para encarar a nuestra derecha la ladera herbosa del Saibigain (954 m). Sorteamos restos de trincheras y viejos impactos de artillería y alcanzamos la gran cruz de piedra de su cima, en recuerdo de los gudaris caídos en la Guerra Civil.

Cima Saibigain con mucha niebla / #planbe

Cima Saibigain con mucha niebla / #planbe

La niebla no nos permite disfrutar de las vistas, así que enseguida descendemos de nuevo al camino por el que hemos subido. Una vez que lo alcanzamos, lo seguimos unos metros para abandonarlo de nuevo y lanzarnos hacia nuestra derecha por una ladera en dirección Zumeltza. Tras rodar por un divertido sendero, terminamos en una pista. La cosa se relaja, pero cuando menos lo esperamos debemos tomar un prometedor desvío que abandona la pista siguiendo un sendero a nuestra izquierda.

Desvío a la izquierda abandonando la pista / #planbe

Desvío a la izquierda abandonando la pista / #planbe

Tras recorrer este divertido tramo, llegamos de nuevo a pista y rodamos por un precioso hayedo. Pedaleamos de nuevo relajadamente disfrutando del entorno.

Hayedo / #planbe

Hayedo / #planbe

Llega un momento en el que queremos comenzar a girar para volver hacia Urkiola así que improvisamos un descenso a la carretera atravesando el pinar. La pendiente alcanza porcentajes de desnivel bastante interesantes en algunos puntos, así que cuerpo bien atrás y para abajo. Nuestra trazada cruza varias veces una pista forestal y finalmente nos lleva a la carretera que une Urkiola y Otxandio.

Descenso improvisado por el pinar / #planbe

Descenso improvisado por el pinar / #planbe

Sabemos que paralela a esta carretera discurre una bonita pista que nos lleva de nuevo hasta Urkiola. Descendemos unos metros por asfalto hasta que tomamos un desvío y seguimos un camino con la esperanza de conectar con la pista que buscamos. Con bastante suerte, parece que acertamos y llegamos a la pista sin dificultad. Paisaje otoñal y subida cómoda para la vuelta hasta el Santuario.

De vuelta hacia Urkiola / #planbe

De vuelta hacia Urkiola / #planbe

Pedalada tras pedalada nos vamos acercando atravesando estas solitarias pistas. Volvemos a encontrar más gente cuando llegamos a las cercanías del aparcamiento. Pasamos por el Santuario y seguimos por el camino hacia el Mirador de las Tres Cruces con prudencia debido a la cantidad de gente que hay por la zona.

Mirador de las Tres Cruces en Urkiola / #planbe

Mirador de las Tres Cruces en Urkiola / #planbe

Tras la instantánea de rigor, nos disponemos a descender por la Calzada Romana. Podemos conectar desde el propio mirador en el que nos encontramos, saliendo por un lateral del mismo. Desde este punto hasta el coche, pura diversión a través de un terreno compuesto por piedras, escalones y obstáculos varios. Tras un primer tramo, llegamos a la pista por la que habíamos subido horas antes. La atravesamos directamente y continuamos con nuestro trazado. Cuando llegamos a una casa cercana a la carretera, debemos bordearla por el lateral derecho y ahora sí, ya no hay pérdida hasta el coche.

Descenso a Atxarte por la Calzada Romana / #planbe

Descenso a Atxarte por la Calzada Romana / #planbe

 

Lotina

 

habla conserva respeta monta

Try, Comment & Share

>> Comparte si te gusta, hazlo si te animas


css.php