Esta salida consiste en un paseo relativamente sencillo en el que podremos disfrutar de unas preciosas vistas de la costa vasca, y además visitar uno de sus pueblos pesqueros con más encanto.

El mejor sitio para comenzar esta ruta es desde la parte más alta de Elantxobe, aparcando cómodamente al lado del cementerio. El recorrido parte desde el lateral derecho del camposanto y nos lleva por pista de asfalto, ganando altura poco a poco entre los baserris de la zona. Poco después llegamos al desvío hacia Ogoño/Atxurkulu, indicado por una señal vertical. Como señala la flecha, seguimos hacia nuestra derecha saliendo del camino principal.  Superamos fácilmente los 80 metros de desnivel que nos separan de la cima (305 m), coronada por buzones y lo que queda de una Ikurrina en su mástil.

Cima Ogoño / #planbe

Cima Ogoño / #planbe

De vuelta en el camino que habíamos abandonado, continuamos en la misma dirección que seguíamos antes de desviarnos. En menos de un kilómetro habremos llegado a la cima del Talaia (276 m), donde podremos disfrutar de impresionantes vistas. Este es un buen lugar para comer algo y relajarse en alguno de sus rincones cerca del precipicio. Mucho cuidado en esta zona.

Vistas sobre Laga desde Talaia / #planbe

Vistas sobre Laga desde Talaia / #planbe

Cima Talaia / #planbe

Cima Talaia / #planbe

Dejamos atrás la cima (repleta de gente en días de buen tiempo) y continuamos con nuestra ruta circular. A partir de aquí el camino se vuelve algo más complicado, teniendo que superar rocas y esquivar árboles. A pesar de todo, no es nada del otro mundo y se puede avanzar sin dificultad siguiendo las marcas rojas y blancas que iremos encontrando.

Camino entre árboles / #planbe

Camino entre árboles / #planbe

Nos encontramos rodeando el Cabo Ogoño y en este tramo paseamos por la parte más cercana al mar. De vez en cuando se abren “ventanas” naturales que nos permiten asomarnos al precipicio y ser conscientes de dónde nos encontramos.  Esta vuelta se alarga durante unos 4 kilómetros por este tipo de terreno que parece sacado de un cuento debido a la gran cantidad de rocas, musgo y árboles, y la poca gente con la que nos encontramos. Muchos excursionistas que llegan a Talaia deciden deshacer el mismo camino por el que habían llegado desde el cementerio y no continúan con la circular.

La llegada a Elantxobe nos deja relativamente en la parte alta, pero no podemos marcharnos sin bajar al puerto a tomar una cerveza fresquita recuperadora. Eso sí, la posterior subida hasta el coche puede ser tan dura como la ascensión a cualquier monte.

Try, Comment & Share

>> Comparte si te gusta, hazlo si te animas


css.php