Después de una temporada apartado de los montes por lesión, por fin llegó el día de volver a perseguir cimas. El elegido para la vuelta es el monte Jata, situado entre Bakio y Mungia y de fácil acceso, ofrece unas preciosas vistas hacia la costa y el interior.

Entramos en el municipio vizcaíno de Bakio y aparcamos a pie de ruta, poco después de la rotonda con la escultura metálica. Comenzamos a caminar por asfalto y en seguida estamos ganando metros. Pasamos junto a varias viviendas del barrio Urkitzaurrealde y avanzamos hasta que la carretera termina en una senda.

Viviendas en Urkitzaurrealde / #planbe

Viviendas en Urkitzaurrealde / #planbe

El camino se vuelve más roto y la pendiente aumenta. Tras un corto esfuerzo superamos este desnivel y nos situamos en la parte alta. La deforestación hace acto de presencia en forma de troncos apilados, huellas de máquinas, laderas peladas… Seguimos con nuestra ruta dando la espalda al mar. Buscamos la carretera que viene desde Lemoiz subiendo pendiente arriba.

Subiendo hacia la carretera / #planbe

Subiendo hacia la carretera / #planbe

Salimos en una curva de la BI-3151, por la que andaremos con cuidado durante unos pocos metros para desviarnos a por un camino a nuestra derecha. Unas potentes rampas nos conducen hasta el área recreativa del monte Jata.

Rampas tras dejar atrás la carretera / #planbe

Rampas tras dejar atrás la carretera / #planbe

Un par de mesas y una fuente invitan a tomar un trago de agua admirando las vistas. De vuelta en la ruta, conectamos con la conocida pista de hormigón que sube a Jata y por la que también discurre la ruta btt Valentín Uriona.

Avanzamos cómodamente siguiendo el marcado camino. Dejamos atrás la puerta que impide el acceso a vehículos y pasamos junto a la señal de la ruta ciclista que indica 4 km a Jata. Pero nuestra idea es coronar primero Jata txiki, y para ello tomamos un desvío a nuestra derecha abandonando la pista principal.

Desvío a Jata txiki / #planbe

Desvío a Jata txiki / #planbe

Tras varias curvas siguiendo la senda entramos en una pista con fuerte pendiente que nos conduce directos a la cima. Una vez que la alcanzamos encontramos el bonito buzón del techo de Bakio, el Jata txiki (555 m), también conocido como Jatabe Iñardi o Jatatxikerra.

Buzón cimero de Jata txiki / #planbe

Buzón cimero de Jata txiki / #planbe

Desde aquí vemos claramente el objetivo principal de hoy junto a la antena de comunicaciones. Perdemos unos pocos metros para llegar hasta el collado Jatabienerdia (519 m) y encaramos la subida final evitando la aburrida pista, siguiendo un sendero que sube más directo.

Última subida, dejando atrás Jata txiki / #planbe

Última subida, dejando atrás Jata txiki / #planbe

Finalmente, pisamos la cima de Jata (598 m) donde encontramos el buzón y lo que queda de una ikurrina en su mástil. Las nubes bajas no restan belleza a las vistas desde esta atalaya costera, mereciendo mención especial el tramo de costa con Gaztelugatxe como protagonista principal.

Cima Jata vistas hacia Bakio / #planbe

Cima Jata vistas hacia Bakio / #planbe

Continuamos con la circular dejando atrás el repetidor y con Bakio a nuestra izquierda. Entramos bajo un arbolado y enseguida giramos a la izquierda para enfrentarnos a una fuerte bajada por la cara Este, descendiendo por un terreno no apto para tobillos sensibles.

En el siguiente giro a la izquierda comienza el fuerte descenso / #planbe

En el siguiente giro a la izquierda comienza el fuerte descenso / #planbe

Poco a poco perdemos altura siguiendo prácticamente una línea recta. Cuando la cosa se suaviza, comienzan a intuirse los tejados junto a la ermita de San Miguel de Zumetxaga ( 258 m ), del siglo XII y rodeada de robles centenarios.

Ermita de San Miguel de Zumetxaga / #planbe

Ermita de San Miguel de Zumetxaga / #planbe

En este punto existen dos alternativas: podemos llegar a Bakio siguiendo la  carretera o se puede tomar un camino alternativo por pistas. En nuestro caso, siendo enemigos de la carretera como somos, no tuvimos duda. Atravesamos una endeble valla y caminamos siguiendo la ladera. Llegado un punto abandonamos la pista por la que venimos y tomamos un desvío por un camino un poco sucio.

Desvío y comienzo del camino "sucio" / #planbe

Desvío y comienzo del camino “sucio” / #planbe

A pesar de la abundante vegetación, no llega a ser lo suficientemente molesta como para dificultar el avance. Pantalones abajo y a esquivar alguna que otra rama. El camino se va volviendo más cómodo hasta que llegamos al merendero Goitisolo. Caminamos ahora por hormigón junto a viñedos de txakoli. La pista termina en la carretera, la cual seguimos durante 100 metros para desviarnos a la derecha siguiendo otra vez la ruta btt Valentín Uriona.

Txakolis en Bakio / #planbe

Txakolis en Bakio / #planbe

Termina el descenso en la BI-2101 y ya sólo resta caminar por la acera hasta el coche. Como guinda a esta salida, nos pasamos por la concurrida carpa de Zubiaurrealde situada junto al frontón a la entrada del pueblo. Bakio celebraba la festividad de San José y este domingo los productores locales presentaban sus caldos de la nueva añada. Un talo con chorizo y un par de copas de txakoli ponen punto y final a esta ruta de vuelta a la actividad.

Try, Comment & Share

>> Comparte si te gusta, hazlo si te animas


Sobre El Autor

banpeta

Ingeniero informático activo, creativo e inquieto. Disfruta con lo último en tecnología y en cuanto puede se escapa al monte con sus bastones o sobre su BTT.

Artículos Relacionados

css.php