El pasado domingo se ha celebrado en Trapagaran la sexta edición de la conocida marcha Pedales de Hierro. Hemos participado en ella y en este post os intentaremos transmitir las sensaciones de la carrera.

Hace casi dos meses, allá por el 15 de Marzo, se abrieron a primera hora de la mañana las inscripciones para apuntarse a esta popular marcha. Y vaya si había expectación, ya que en 2 horas y 1 minuto se agotaron las 650 plazas disponibles quedándonos los menos afortunados en lista de espera. Días después recibimos con gratitud desde la organización 2 pases VIP para cubrir la marcha y poder contaros desde dentro nuestra experiencia, eskerrik asko!

Puesta a punto del material / #planbe

Puesta a punto del material / #planbe

El día amanece con el cielo despejado y una temperatura agradable, cosa que se agradece después del duro invierno que hemos pasado aquí en el Norte. Al llegar al municipio de Trapagaran seguimos las indicaciones y llegamos hasta el aparcamiento habilitado junto al polideportivo. Como el día anterior ya habíamos pasado a recoger los dorsales por la Casa de Cultura pudimos prepararnos tranquilamente esperando la hora de la salida.

650 bikers esperando la salida / #planbe

650 bikers esperando la salida / #planbe

Tal y como suele ocurrir en estas marchas, al inscribirnos tuvimos la opción de elegir entre los dos posibles recorridos. Los bikers más en forma optarán por el largo, enfrentándose a los 52 km y 1750 m de desnivel postivo. La segunda opción o, como nos gusta decir a nosotros, la menos larga, supera 1100 m a lo largo de 35 km. Estamos en los Montes de Triano, una zona que en su día fue uno de los mayores yacimientos mineros del sur de Europa.

Pronto empezamos con la pendiente / #planbe

Pronto empezamos con la pendiente / #planbe

Ponemos los pies sobre los pedales y arrancamos desde el Valle de Trápaga en una salida concurrida, liderada por un nutrido grupo de féminas. Tras unos primeros metros por asfalto nos enfrentamos a una de las grandes pendientes del día, el puerto de La Reineta. Cogemos pista y vamos ganando altura poco a poco, intentando mantener nuestro ritmo sin dejarnos influenciar por el resto del grupo.

Larga subida antes del primer avituallamiento / #planbe

Larga subida antes del primer avituallamiento / #planbe

Ocurrió varias veces que cuando parece que estamos llegando a la parte alta un desvío nos hacía perder altura. Se agradecía el descanso a pesar de que no terminábamos de ganar la cota. Por fin, 11 kilómetros de subida después llegamos al primer avituallamiento situado unos cientos de metros al este de la cima de Mendibil (549 m).

Primer avituallamiento / #planbe

Primer avituallamiento / #planbe

Unos buenos tragos de Aquarius, Filipino y a seguir, que todavía no llevamos ni la mitad. La cosa se relajaba un poco en el siguiente tramo en el que nos dirigimos hacia La Reineta. Después de rodar con unas bonitas vistas sobre la margen izquierda y el Abra llegamos a la mítica zona de los lagos (370 m).

La preciosa zona de los lagos no deja indiferente a nadie / #planbe

La preciosa zona de los lagos no deja indiferente a nadie / #planbe

Rodamos bordeando las balsas artificiales creadas a partir de la inundación de las antiguas minas. Este tramo es muy cómodo pero en seguida vamos a recordar que esto es la Pedales de hierro. Pasamos bajo la carretera y perdemos unos metros antes de entrar en una pista de hormigón que nos lleva al Centro de Interpretación de Peñas Negras (494 m). Toca sudar para superar esta rampa a estas alturas, con el sol pegando ya con fuerza.

Subida a Peñas Negras / #planbe

Subida a Peñas Negras / #planbe

Aún recuperando pulsaciones llegamos al segundo avituallamiento, punto en el que la ruta larga y la corta se separan. Aprovechamos para reponer fuerzas y llenar el estómago a base de plátano, naranja, chocolate, gominolas, bebidas isotónicas… Tras la parada en boxes y un par de entrevistas continuamos con la marcha.

Avituallamiento en Peñas Negras / #planbe

Avituallamiento en Peñas Negras / #planbe

Poco más adelante los bikers que han optado por la ruta larga vuelven a unirse a nosotros compartiendo recorrido. Se nota que esta gente está muy en forma viendo cómo nos pasan como obuses a pesar de llevar ese esfuerzo extra en sus piernas. El sendero que seguimos ahora es bastante entretenido y nos lleva perdiendo altura hacia el embalse de Loiola.

Bajada hacia Loiola / #planbe

Bajada hacia Loiola por sendero / #planbe

Pero antes de llegar abajo tomamos un desvío a nuestra izquierda que nos conduce hacia el cementerio por asfalto. Pasamos junto a un grupo de barrenadores que calentaban el ambiente con música y gritos de ánimo. A todos nos sacaron una sonrisa. Ya en el camposanto tomamos de nuevo dirección hacia Mendibil.

De camino a Mendibil / #planbe

De camino a Mendibil / #planbe

Otra vez sobre tierra, bordeamos la antena por su parte norte para llegar a la que puede decirse que es la última cuesta dura del día. Corta pero matadora, nos enfrentamos a ella apretando los dientes empujados por los voluntarios que estaban ahí animando.

La última subida del día no lo va a poner nada fácil / #planbe

La última subida del día no lo va a poner nada fácil / #planbe

Comienza el largo descenso hasta Trapaga y tras salir del bosquecillo encontramos el primer cartel de bajada peligrosa. Este primer sendero nos deja en el barrio de Parkotxa-Barrionuevo, desde donde seguimos perdiendo altura.

Sendero a Parkotxa-Barrionuevo / #planbe

Sendero a Parkotxa-Barrionuevo / #planbe

Tras un nuevo tramo de sendero y rodar por pista llegamos a un cruce en el que tenemos la opción de elegir pista o senda. Como imaginará la gente que ya nos conoce, optamos por el sendero señalizado como “peligroso”. El barro añade dificultad a una bajada ya de por sí complicada, pero que acabó siendo uno de mis momentos favoritos de la marcha aprovechando que tenía hueco por delante y por detrás.

Sendas sendas sendas / #planbe

Sendas sendas sendas / #planbe

Entre sendero y sendero rodamos por pista acercándonos al final. Se agradece el aire que nos refresca mientras disfrutamos de la bajada a Trapaga. El último tramo nos lleva hasta la parte más baja siguiendo un nuevo sendero que nos deja sobre asfalto.

Último sendero antes de Trapaga / #planbe

Último sendero antes de Trapaga / #planbe

Según nos vamos acercando a la zona de llegada se empieza a escuchar jaleo y la cantidad de espectadores aumenta. Cuando al fin cruzamos bajo el arco que señala la meta ya podemos relajar músculos y pensar en el premio cervecero post-carrera. Pero antes, un poco de agua en uno de los 18 puntos de limpieza para volver a casa con la bici reluciente.

Finishers! / #planbe

Finishers! / #planbe

Una vez duchados, cambiados, con las bicis limpias y el Trofeo Finisher en nuestro poder, vamos en busca del correspondiente plato de pasta o alubias. La comida no deja de salir de la barra y los corredores reponemos fuerzas por última vez. Tras comprobar que no ha habido suerte en los sorteos abandonamos el recinto dando por terminada una nueva edición de la Pedales de Hierro. El año que viene más!

Pasta party y alubiada para recuperar / #planbe

Pasta party y alubiada para recuperar / #planbe

 

Ahora os dejamos con el video edit de la jornada y otro video con las entrevistas.

 

 

Videotrack:

Organizadores Pedales de Hierro  


 

 

Patrodinador #planbe:

Try, Comment & Share

>> Comparte si te gusta, hazlo si te animas


css.php