Aprovechando que por estas fechas se ha celebrado la Azoka de Durango nos acercamos hasta Durangaldea para ascender una de las cumbres más emblemáticas de Euskadi: el imponente Anboto.

Dejamos el coche en el amplio aparcamiento situado junto al Santuario de Urkiola. La pista parte desde este mismo lugar, y nos dirigimos hacia Urkiolagirre atravesando en primer lugar el paso que cruza la valla de alambre. Ascendemos por una amplia campa y atravesamos el pinar por el cortafuegos. Según vamos ganando altura, comenzamos a ver las cimas calizas que nos rodean.

Sin mayores complicaciones, alcanzamos el punto más alto y hacemos cima en Urkiolagirre (1008 m). Nos encontramos con una mesa de orientación y un vértice geodésico, y a pocos metros el buzón. El viento viene frío y golpea con fuerza, pero merece la pena detenerse unos minutos a contemplar nuestro alrededor. Desde aquí se puede ver completamente la cresta de Anboto, con su pico más alto al fondo. nuestro objetivo del día.

Hacia las campas de Pol-Pol / #planbe

Hacia las campas de Pol-Pol / #planbe

Descendemos siguiendo un camino muy marcado hacia las campas de Pol-Pol (Asuntze). Una vez abajo, decidimos dejar la pista de gravilla para la vuelta y nos dirigimos a un sendero que discurre cercano al río y que pasa por la fuente de hierro.

Fuente de hierro de Pol-Pol / #planbe

Fuente de hierro de Pol-Pol / #planbe

Conectamos de nuevo con la pista tras pasar el refugio y caminamos hasta situarnos a los pies de Anboto. La ruta de ascenso traza un camino casi vertical bajo el arbolado, buscando lo alto de la cresta. Nos esperan unos cuantos metros de esfuerzo en los que no hay un único camino de subida. Basta con ir siguiendo los hitos y las marcas que encontremos.

Fuerte pendiente hacia la cima de Anboto / #planbe

Fuerte pendiente hacia la cima de Anboto / #planbe

Cuando abandonamos la sombra de los árboles ya sólo queda el último esfuerzo, aunque no por ello es sencillo. De hecho, es la parte más complicada de la ruta. Para alcanzar la cima debemos superar un último repecho que nos obligará a estar totalmente concentrados, puesto que un error en este punto podría tener consecuencias fatales. Tras el corto tramo con la trepada más expuesta, es cuestión de seguir buscando los apoyos seguros hasta la cima. Totalmente desaconsejable hacer esta parte si hay humedad ya que la roca estará resbaladiza.

Ataque final a la cima / #planbe

Ataque final a la cima / #planbe

Cuando llegamos al buzón de Anboto (1331 m) las vistas son increíbles. Si acompaña el día, desde esta atalaya divisaremos cimas en todas las direcciones. Aprovechamos para comer tranquilamente y calentarnos al sol resguardados del viento. Dejamos para futuras visitas la subida por Anboto Sakona y bajada por la cara Sur hacia Zabalandi.

Udalatx desde la cima de Anboto / #planbe

Udalatx desde la cima de Anboto / #planbe

Volvemos deshaciendo nuestros pasos y descendemos entrando de nuevo en el arbolado. Una vez abajo, esta vez hacemos la vuelta siguiendo la cómoda pista de gravilla. Cuando ya hemos dejado atrás Pol-Pol, continuamos por la misma pista que rodea Urkiolagirre hasta llegar de nuevo al Santuario de Urkiola.

Cómoda pista paralela al cresterío / #planbe

Cómoda pista paralela al cresterío / #planbe

 

EXTRA: Queremos compartir con vosotros como contenido adicional este impresionante vídeo del rider Markel Uriarte. En él, hace cima en Anboto con su bici, cosa muy poco habitual, y nos enseña cómo se descienden algunos tramos complicados cercanos a la cima.

Try, Comment & Share

>> Comparte si te gusta, hazlo si te animas


css.php