Entrada que teníamos pendiente de publicar desde hace un tiempo y para la que por fin he conseguido las fotos. Hablamos de  una triple sesión de montaña, esta vez en Picos de Europa. El plan es salir desde Poncebos para hacer noche en el Refugio Urriellu. El segundo día lo dedicaremos a realizar la bajada a Caín y por último, el tercero haremos la ruta del Cares estirando las piernas y cerrando así esta preciosa ruta circular.

 

DÍA 1: PONCEBOS – URRIELLU

Con el coche aparcado en Poncebos, cargamos las mochilas a la espalda y comenzamos el ascenso hacia el pueblo de Bulnes. La ruta parte desde el puente medieval de La Jaya (220 m), cerca del inicio de la ruta del Cares, y nos conduce hacia la canal del Texu (o del Tejo). Los que estamos poco acostumbrados a llevar mucho peso a la espalda enseguida empezamos a acusar el dolor de hombros.

Camino a Bulnes / #planbe

Camino a Bulnes / #planbe

Impresiona pensar que este camino era la única forma que tenían los habitantes de Bulnes de llegar a su casa hasta hace bien poco. Fue en el año 2001 cuando se construyó el funicular que atraviesa la montaña desde Poncebos. Hasta entonces, los alimentos, animales y cualquier objeto que se quisiera llevar a Bulnes se porteaba a pie siguiendo esta antigua senda.

Puente de Bulnes / #planbe

Bulnes / #planbe

Una vez en Bulnes (650 m) se puede parar a picar algo aprovechando lo idílico del lugar. Seguimos con nuestro camino cruzando el puente y girando a la izquierda. Continuamos hasta dejar atrás el pueblo y comienza el ascenso hacia el Picu Urriellu (Naranjo de Bulnes). Pronto llegamos a la cascada de las Mestas y cruzamos la garganta de Balcosín, que nos sitúa en el Jou Bajo (1050 m).

Desde este punto la cosa se empieza a complicar / #planbe

Jou Bajo / #planbe

A la derecha de este circo glaciar se encuentra la empinada canal de Camburero, por donde seguimos ascendiendo. Superando un gran desnivel por este estrecho paso, llegamos a la majada de Camburero (1300 m). Parece increíble que en su día hubiera en este punto varias cabañas de pastores, además de una pensión, un bar e incluso una bolera.

Nos pillan las nubes / #planbe

En la majada nos pillan las nubes / #planbe

Poco después de este punto se puede continuar por dos rutas diferentes. Una es la antigua, por la Peña Les Cuestes, y la otra es por donde nos conducen las señales balizadas, por las Traviesas Occidentales del Jou Lluengo. Escogemos la segunda opción por encontrarse mejor señalizado. Nos espera un duro ascenso por una pedrera en la que por cada dos pasos que avanzamos, retrocedemos uno. Además, comenzó a llover y el mal tiempo sumado al cansancio acumulado hizo que nuestros ánimos bajaran un poco…

Duro ascenso por la pedrera / #planbe

Duro ascenso por la pedrera / #planbe

…Pero rápidamente volvieron arriba cuando al despejarse las nubes pudimos ver la impresionante pared del Urriellu.

Se despeja unos segundos y nos inunda el optimismo / #planbe

Se despeja unos segundos y nos inunda el optimismo / #planbe

Parecía que lo podíamos tocar con los dedos, pero todavía faltaba un último esfuerzo. Tras superar alguna trepada y ascender por una gran pared de roca, llegamos finalmente a la Vega de Urriellu y al refugio Julián Delgado Úbeda (1960 m). Atrás quedan más de 8 horas de ascenso con muchas paradas y un desnivel superado de +1730 m.

Llegada al refugio / #planbe

Llegada al refugio / #planbe

 

DÍA 2: URRIELLU – CAÍN

Tras pasar la noche en el refugio nos levantamos temprano para afrontar el descenso a Caín. Estamos en la Vega de Urriellu y nos dirigimos hacia el Jou Sin Tierre. Después de un breve ascenso ya lo tenemos a nuestros pies y podemos ver a nuestra derecha la Horcada de Caín, que es hacia donde nos dirigimos. Primero debemos descender un poco para después comenzar la última subida hacia la horcada.

Nos asomamos a Jou Sin Terre y fijamos nuestro objetvo en la horcada de Caín / #planbe

Nos asomamos a Jou Sin Tierre y fijamos nuestro objetivo en la Horcada de Caín / #planbe

En este tramo perdemos el camino durante un rato, pero pronto volvemos a ver hitos que nos conducen hacia nuestro objetivo. Finalmente, llegamos a la Horcada de Caín (2344 m). Nos planteamos la opción de ascender el Pico Boada, ya que desde aquí podemos alcanzar dicha cima en media hora. Decidimos seguir bajando poco a poco, ya que nos tememos que el descenso a Caín va a ser intenso.

Caminando hacia la Horcada de Caín / #planbe

Caminando hacia la Horcada de Caín / #planbe

Tras un primer tramo bajando por fuerte pendiente sobre piedra suelta, nos metemos de lleno en el Jou Grande y nos sentimos diminutos al lado de las moles que nos rodean. Este es el tramo más amigable de lo que nos queda de ruta y aprovechamos para comer algo antes de meternos en faena.

'Esquiando' por la piedra suelta / #planbe

‘Esquiando’ por la piedra suelta / #planbe

 

De risas por el Jou Grande / #planbe

De risas por el Jou Grande / #planbe

Ya con el estómago lleno, nos asomamos al canal de Dobresengos y sólo de verlo entra el vértigo. La cantidad de metros que tenemos que descender en tan pocos kilómetros es una burrada, y nos aferramos a los bastones para cuidar nuestras rodillas todo lo posible. Vamos dejando atrás tramos de zig-zags y de piedra suelta con una pendiente  criminal.

Continuamos con un descenso eterno / #planbe

Caín está por allí abajo, muy abajo / #planbe

Cuando parece que ya estamos llegando, nos introducimos en un canal entre dos paredes que nos obliga a mantener una separación de seguridad entre nosotros por si empujamos piedras.

Paso precioso pero ojo con las piedras que pueden desprenderse / #planbe

Paso precioso pero ojo con las piedras que pueden desprenderse / #planbe

Poco después de este curioso paso, encontramos la primera fuente desde el inicio de la marcha. Desde aquí ya se ve la ruta del Cares, aún muy abajo, pero al menos visualizamos el objetivo. Seguimos perdiendo altura y parece que tenemos dos opciones: seguir un camino por la parte derecha que desciende hasta el río, o seguir por la parte izquierda a media ladera para afrontar un fuerte descenso a Caín. Elegimos la segunda opción ya que es la que teníamos planeada desde un principio.

El río Cares empieza a verse más cerca allá abajo / #planbe

El río Cares empieza a escucharse más cerca / #planbe

Nos arrepentimos de esta decisión en cuanto vimos el destrepe al que nos teníamos que enfrentar, que con el peso añadido de las mochilas nos hacía extremar las precauciones. Despacio y con buena letra, nos vamos descolgando por la pared superando los pasos más complicados. Después de este tramo, un sencillo camino nos lleva hasta la altura del río Cares y entramos en Caín por su parte Sur.

Paso realmente peligroso / #planbe

Destrepe realmente peligroso para bajar desde ahí arriba/ #planbe

 

DÍA 3: CAÍN – PONCEBOS

Para cerrar el círculo, el tercer día recorremos la ruta del Cares desde Caín a Poncebos. El esfuerzo acumulado los días anteriores pasa factura, y nuestros andares con las mochilas podrían provocar más de una carcajada (sobre todo bajando escalones).

El puente nos permite pasar a la otra orilla del Cares / #planbe

El puente nos permite pasar a la otra orilla del Cares / #planbe

 

Cómodo y un privilegio ara los sentidos / #planbe

Paseo cómodo y un privilegio para los sentidos / #planbe

Tras los 12 km de rigor, llegamos a Poncebos sin más complicaciones y decidimos poner el broche final a la salida con una buena fabada asturiana en el restaurante Cares de Arenas de Cabrales.

Tuvimos un problema con el gps así que aquí os dejamos tres tracks que siguen las mismas rutas que hicimos nosotros cada uno de los días:

Día 1: Poncebos-Ref Urriellu

Día 2: Ref Urriellu – Caín (En este caso, nosotros lo hicimos en sentido contrario, bajando)

Día 3: Caín – Poncebos

Try, Comment & Share

>> Comparte si te gusta, hazlo si te animas


css.php